miércoles, 9 de mayo de 2007

La ciencia frente al ilusionismo, la superstición y otras estupideces humanas I

Acabo de ver un video en youtube de un anuncio de la distribución de Linux RedHat que me ha gustado bastante. En realidad me ha gustado porque soy un talibán del Linux (dedicado a E.M.E. y a J.A.C.).

Pero en realidad el video es algo engañoso. Me explico, el video demuestra de alguna manera que los visionarios siempre se encuentran con la oposición del paradigma actual. Esto me recuerda algo que leí no recuerdo dónde sobre Arthur C. Clarke (el sobrevalorado, en mi opinión, escritor de ciencia ficción) que decía que la fantasía de hoy es la ciencia de mañana. Es parcialmente cierto, pero no del todo.

A los charlatanes, magos o curanderos de la peor calaña les encantaría el video y las palabras de Clarke porque "demuestran" que aunque la ciencia no entienda la telepatía, el espiritismo o la levitación, no significa que no sean reales sino que aún no está lo suficientemente avanzada.

Puede que sea cierto, pero me agarro al principio de máxima verosimilitud de David Hume (cómo estoy hoy...) que decía: si tengo que creer en una tesis o su opsitora, me quedo con la que me parezca menos milagrosa (o similarmente más probable en el marco de nuestra ciencia actual).

En la segunda parte de esta entrada pondré un ejemplo para ilustrar este principio de Hume, pero ahora me centraré en la discusión del problema de fondo.

Hay cada vez más gente que cree en todo tipo de supercherías: tarot, quiromancia, los posos del té o los huesos del abuelo. Pero la verdad es que siempre que la ciencia se ha aproximado críticamente a estos métodos han hecho aguas. No hay manera de probar su poder predictivo.

Me parece inquietante que después del siglo XX que ha sido el siglo de la ciencia y la técnica por excelencia, donde más descubrimientos científicos se han realizado el número de supersticiosos siga creciendo. Los creacionistas crecen en EEUU, hay cada vez más partidarios de que la tierra es plana y los curanderos hacen su agosto a costa de la desesperación de la gente.

Horóscopos, telebasura, ¡Pensad Malditos! (como dice Falevian). Todo bla, bla.

Platillos volantes con extraterrestres pervertidos abduciendo a diestra y siniestra, fantasmas, espiritus malignos, posesiones demoniacas.

No digo que todo el mundo mienta (como dice House), creo que la mayor parte de las veces la gente cree sus propias fantasías (o las colectivas). Sólo digo que, y retomo el tema del video sobre linux, que si Edison se equivoca o Kelvin dice que la ciencia en el siglo XX se limitaría a poner los puntos en las íes y los palitos en las tes, todo el mundo dice "es que la ciencia se ha equivocado muchas veces". Cierto, pero ha acertado muchísimas más (prueba de ello es que existe el transistor, la fibra óptica y la corriente alterna que hace que ahora estés leyendo este blog).

No sé si es una guerra perdida, pero mi principio es "SE ESCÉPTICO HASTA QUE SE DEMUESTRE LO CONTRARIO".

Continúa con el ejemplo matemático...

1 comentario:

grr dijo...

Ignoro si aun sigues este blog, pero ahi va de todas formas:
Eso que leiste se refiere por supuesto a la fantasia razonable y ( como dice Carlo Frabetti ) "futurible". Verne ya lo decía ( lo que un hombre puede imaginar, otro lo puede construir ) y si Clarke lo repetía, el sentido que mencioné antes es definitivamente el correcto. Por lo cual, usarlo en relación a charlatanes es un absurdo, ya que no tiene absolutamente nada que ver con la justificación de marginales.
Y sería muy interesante que explicaras cómo o dónde está sobrevalorado Clarke