miércoles, 9 de mayo de 2007

La ciencia frente al ilusionismo, la superstición y otras estupideces humanas II

Recordemos el principio de máxima verosimilitud de David Hume (cómo estoy hoy...) que decía: si tengo que creer en una tesis o su opsitora, me quedo con la que me parezca menos milagrosa (o similarmente más probable en el marco de nuestra ciencia actual) que parafraseé en el post anterior

Pondré un ejemplo. Hace unos años en un programa de televisión el mentalista Anthony Blake conmocionó a la audiencia (eso me lo han contado yo no lo vi, así que diré que es Anthony Blake porque me parece un ilusionista estupendo, eso sí sin ningún tipo de poder que el de su habilidad e inteligencia), al detener con la mente el reloj de pulsera de decenas de televidentes simplemente mirando a la pantalla.

La centralita del programa se llenó de llamadas (habría que ver cuántas, pero bueno). Veamos el punto de vista de Hume con las siguientes dos opciones:
Opción 1: Anthony Blake hizo lo que decía que iba a hacer.
Opción 2: Es físicamente imposible

Las voy a analizar desde un punto de vista filosófico (bla, bla) y otro matemático.
* Punto de vista filosófico: Si la opción 1 es cierta, Anthony Blake tiene un poder que es capaz de viajar por las ondas de televisión y provocar la detención de los relojes de los televidentes. ¿Qué puñetas hace A.B. en televisión? Que se ponga en contacto con los científicos, veamos cómo emite esa radiación tan impresionante y démosle varios premios Nobel. Me quedo con la opción 2, que significa que debe haber alguna explicación racional para el fenómeno.

* Punto de vita matemático (explicación racional): Los relojes se paran solos. Eso es un hecho: la pila se termina, se rompen o simplemente se nos olvidó darles cuerda. ¿Cuántos relojes podrían pararse espontáneamente en los 10, 15 o 30 minutos minutos que siguieron al numerito televisivo? Si una pila dura un par de años (tirando por lo alto) y suponemos que también los relojes de cuerda se nos olvida darles cuerda una vez cada dos años (que es mucho decir, máxime teniendo en cuenta que el programa probablemente se emitiese en viernes por la noche o sábado), podemos contabilizar franjas de 30 minutos (periodo en el cual el experimento de Blake incluida la publicidad empezaría a provocar llamadas al programa).

Vamos a ver cuántas franjas salen en 2 años. Me salen (en dos años) 30 minutos/franja=48 franjas por día=>17520 franjas por año=>35040 franjas en dos años.

Por tanto la probabilidad de que un reloj se pare por azar en la media hora siguiente al experimento televisivo es
1/35040.

Un birria, vamos. Pero, ¿cuánta gente está viendo el programa de TV que tenga reloj? Digamos que todo el mundo tiene (yo no, pero tampoco tengo móvil, así que no entro en las estadísticas) y que es día había 1 millón de espectadores (supongo que más porque si no habrían cancelado el programa, pero me vale la cifra), por tanto habrá unos 28 relojes parados espontáneamente entre los espectadores. No está mal el truco...peri es eso, un truco. Si suponemos 2 millones de espectadores, pues el doble, o si la pila dura 1 año por dos veces más, etc.

Se me ocurren otros ejemplos, y seguro que a vosotros también, y os invito a que los dejéis como comentarios.

Un saludo amigos.

1 comentario:

- dijo...

Interesantísima su solución al problema!!!!

La verdad me gustaría tener algo de su escepticismo, porque confieso que soy muy "impresionable"; si usted simplemente hubiera contado la anécdota de Blake, sin proponer usted mismo una solución, mi mente se habría estancado en la pereza de pensar y simplemente me habría maravillado ante la idea de un hombre con poderes especiales...


Desgraciadamente no soy tan creativo como usted, y créame que no se me ocurre otra explicación, o por lo menos una mejor que la usted propuso.
Pero creo que le tengo una duda muy interesante; otra "anécdota" que he leído trata sobre Uri Geller (creo que se escribe así), un ilusionista israelí. Aunque me parece haber oído algo acerca de fraude en sus actos, también creo haber leído que durante un programa de televisión (qué casualidad)literalmente dobló cucharas y otros objetos de metal en las casas de algunos televidentes.

Estaré pendiente por si podemos comunicarnos. Muchas gracias por tener un blog tan interesante... gracias por la explicación de relatividad para Dummies!!!!



Cordialmente,

Daniel Castillo
Bogotá, Colombia